Intimidad y vínculo en la obra de W. Bion

Psic. Beatriz E. Miramón, APA; Lic. Ana Terán de Corniglio, APA; Dr. Eduardo M. Marín, APA

Los conceptos de intimidad y vínculo están profundamente correlacionados en la obra de Bion.

A fin de enmarcar y profundizar el tema, nos referiremos brevemente a algunos de sus aportes teórico-epistemológicos.

El autor exploró el psicoanálisis a la luz de las matemáticas, de la física cuántica y la geometría proyectiva. Esta novedosa perspectiva, le permitió “ampliar el campo de acción del psicoanálisis tomando en cuenta la existencia de un espacio infinito, multidimensional, no euclidiano, donde se producen transformaciones” (1965, Pág.71).

Así, vemos en su obra los interesantes enlaces que establece con diversos autores tales como por ejemplo, Heisenberg en el ámbito de la física cuántica y Frege, Poincaré, René Thom en el terreno de las matemáticas. Sin embargo, Bion no dejo de tener en cuenta el paradigma científico mecánico-positivista, que implica un espacio euclidiano (1965). Sostiene que en la mente humana y sus producciones pueden observarse en funcionamiento ambos paradigmas, combinándose sus resultados. Su aporte al psicoanálisis es de vital importancia, ya que muestra cómo, en una recursividad constante, ambas formas de pensar, se combinan.

Historia y aplicación de algunos conceptos

Una breve incursión histórica acerca de algunos desarrollos matemáticos nos ayudará en nuestro recorrido.

La teoría de los sistemas dinámicos y las matemáticas que han hecho posible reconocer el “orden en el caos”, fueron desarrolladas recientemente, pero sus cimientos fueron descubiertos a fines del siglo XIX por uno de los matemáticos más destacados de la era moderna, Jules Henri Poincaré quien hizo innumerables contribuciones a todas las ramas de la ciencia.

Poincaré (1854-1912) desarrolló el concepto de “hecho seleccionado” 1 que actualmente se conoce y nomina como “atractor extraño”. Este concepto, funcionando como base matricial, posibilita numerosos desarrollos científicos.

Poincaré al demostrar que simples ecuaciones deterministas de movimiento pueden producir una infinita complejidad que supera todo intento de predicción, cuestiona las bases mismas de la mecánica Newtoniana.

Unos años después de que Poincaré publicara su trabajo, Max Planck postulaba las bases de la física cuántica, Einstein la teoría especial de la relatividad; Born y Heisenberg, asimismo su teoría sobre el factor del error personal.

Durante la siguiente mitad del siglo XX, los revolucionarios desarrollos de la física cuántica y la teoría de la relatividad, relegaron y ensombrecieron el descubrimiento pionero de Poincaré. Recién en los años 1960 cuando los científicos tropezaron nuevamente con las complejidades del caos, los descubrimientos de Poincaré sobre el “hecho seleccionado” reflotaron y tomaron importancia. Se destacan sus desarrollos vinculados con las Matemáticas de la Intuición.

El concepto de “atractor extraño”, que Poincaré visualizaba en las huellas del caos, como dijimos anteriormente, reapareció más tarde desde distintos ámbitos de la ciencia: desde la cibernética como “ordenador”; desde la geometría fractal bajo el concepto de “patrón” (Mandelbrot) y en las “estructuras disipativas” de Prigogine. Estas tres disciplinas reconocen en Poincaré el pionero que introdujo el concepto de “patrón” definido como “…la configuración de las relaciones que determinan las características esenciales del sistema.” (1998, Capra, pág.175).

Los matemáticos que estudian trayectorias en espacios complejos definen el “atractor” como aquella trayectoria que atrae al punto fijo desde el centro del sistema. Sus formas pueden ser clasificadas topológicamente.

Las matemáticas que se expresan en los “atractores extraños” que emergen de espacios multidimensionales y complejos, no remiten a la geometría de Euclides. Se trata de una nueva geometría, la Topología que permite dar cuenta de esa misma complejidad implícita en las numerosas transformaciones. Podemos decir entonces, que la Topología, expresa realmente las matemáticas de las relaciones, de la formación y combinación de patrones y la conformación de los patrones inmutables o “invariantes”.

El concepto de “atractor extraño” (Poincaré) y el concepto de “hecho seleccionado” (Bion).

En la obra de Bion encontramos una aplicación de estos conceptos en el
contexto de la mente, de la mente ampliada 2 y de los cambios y transformaciones que se producen en el alma humana y más allá… Por otra parte, su teoría del “cambio catastrófico”, fundamental en sus desarrollos, halla su antecedente en la lectura emprendida por René Thom (1985) del concepto de “atractor extraño” a partir del cual desarrolla su Teoría de las Catástrofes.

Como dijimos en párrafos anteriores, Bion desarrolla su teoría en base a la articulación novedosa de tales conceptos en el ámbito del psicoanálisis. De la mano de Poicaré, introduce el concepto de “hecho seleccionado” que le permitirá dar cuenta de los campos múltiples, de la mente ampliada y de la organización en la clínica de esos campos. Define al “hecho seleccionado” desde el psicoanálisis como: un “hecho” que implica un conjunto de pautas y “patrones” vinculados y conjugados que organizan la complejidad en una “experiencia emocional”, otorgando significado a la conjunción constante devenida.

Así, sostiene: “Si un nuevo resultado ha de tener algún valor, debe unir elementos ya conocidos desde hace tiempo, pero hasta entonces ajenos y dispersos entre sí, e introducir, de pronto, un orden donde reinaba el desorden. Entonces nos capacita para ver, de una sola mirada, cada uno de dichos elementos en el lugar que ocupan en el todo. El nuevo hecho no solo es valorado por sí mismo, sino que solo él da valor a los hechos antiguos que reúne” (1992, Pág. 308).

Aplicando los desarrollos anteriores, podemos referirnos a la intimidad en la sesión analítica.

Intimidad y vínculos, constituyen dos términos correlacionados. Desde los inicios de la vida y aun con anterioridad generacional, gestacional, etc, aparecen correlacionadas, la intimidad simbiótica fusional y fisiológica en el vínculo madre bebé. En la misma se juegan no solo los patrones del bebé que devienen, sino que estos se combinan y conjugan con los patrones de la madre. La función reverie materna, metabolizará, las partículas beta, “los terrores sin nombre”, etc. del vínculo. En una ampliación de mente, observamos que en la “experiencia emocional” madre bebé, se incluyen además, los patrones de cultura, raza, etc.

Bion sostendrá que la “función psicoanalítica” en la clínica, permite y colabora en el trabajo vincular. En esta metabolización y a través de “experiencias emocionales”, devienen patrones múltiples que corresponden a la vida mental del paciente y del analista en un espacio multidimensional que irá tomando organización a través de los “hechos seleccionados” que organizan el campo analítico.

Podemos decir que la intimidad, se trata de un estado producto de múltiples vínculos, de ambos miembros del espacio analítico. El proceso de intimidad también puede darse en la vida interna de cada persona. En este estado de intimidad en el vínculo pueden emerger distintas formas de pensamiento expresadas como pensamientos sin pensador buscando donde alojarse, pensamientos de especies anteriores, culturales de la época, que se encuentran en múltiples espacios. Según el tipo de vínculo-intimidad, establecido a través de la función alfa, se logra la conformación de los pensamientos oníricos, los mitos, el pensamiento propiamente dicho, los pensamientos concientes y los hábitos o pensamientos consolidados

Bibliografía

  • Bion Wilfred
    • 1965 Transformations Heinemann. London.[ Ed. cast. Transformaciones. Promolibro. Valencia, 2001].
    • 1977 A Two Papers: The Grid and Caesura. Rio de Janeiro, Brazil: Imago Editora. [ Ed. cast. La Tabla y la Cesura. Gedisa. Bs. As., 1982].
    • 1992 Cogitations London: Karnac Books. [ Ed. cast. Cogitaciones. Promolibro. Valencia, 1996].
  • Capra Frigor. La trama de la vida. Anagrama, Barcelona, 1998.
  • Miramón, Terán, Marin, “La intuición a la luz de los desarrollos epistemológicos de W. Bion” Revista de Psicoanálisis t. LXVI, 2, 2009, APA, Buenos Aires.
  • Morin Edgar. El método, tomo I, II, III. Editorial Cátedra. Madrid. 1977.
  • Poincaré H. Science and Method. Dover Publications Inc. New York. 1909.
  • Prigogine Ilya. ¿El fin de la ciencia? en Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Paidos, Buenos Aires, 2005.
  • Thom René. Parábolas y catástrofes. Libergraf S. A. Barcelona, 1985.

Referencias

  1. Este concepto lo toma de Hume.
  2. También es denominado “mente en expansión” o “mente en extensión”. La mente humana, cuenta con mecanismos que le permiten extenderse y pensar afuera del cerebro. La mente se habría originado de manera similar al fenómeno del big bang (modelo utilizado por la cosmología), configurando un universo en expansión, que repite el modelo cósmico.