Textos breves

Sin asombro no hay poesía

Luciana Tomaz de Castro
Luciana Tomaz de Castro

Sin asombro, no hay poesía".  Quien dijo esa frase fue el poeta brasileiro Ferreira Goulart en una entrevista en la que contó cómo nació el poema Translate-se. Recuerda que un día, plagado de muchos problemas familiares, mientras bajaba del autobús y se dirigía a la redacción del periódico donde trabajaba se detuvo en la calle junto a una pareja, muy entusiasmada, que le preguntó si era el poeta Ferreira Goulart porque estaban en ese preciso momento, casualmente, comentando sobre su poesía y demás.  Él dijo: "Esa reunión me causó asombro" y dice que ni bien ellos se fueron, comenzó a preguntarse: "Después de todo, ¿quién soy yo?". 

En el ascensor, comenzó a escribir uno de sus poemas más conocidos que inspiró a tantos poetas y cantantes con interpretaciones nuevas y originales.  La poesía nace del asombro y para que los filósofos piensen también: sin una molestia misteriosa no podríamos ver la singularidad en lo obvio.  La voz preguntaba: "¿Eres el tipo?" Causó una voz dentro de él para preguntarse: "Después de todo, ¿soy el poeta? ¿Soy el hombre común atormentado por los problemas cotidianos? ¿Quién soy?" Y de ese encuentro fértil nació el asombro que dio luz al poema.  ¡Qué maldita cosa es este asombro, pensé!  Y sorprendido, también comencé a hacer preguntas dentro de mí: "¿Qué hace que una persona se sorprenda? ¿Y por qué algunas personas nunca son fertilizadas por los" encuentros "de la vida?"  No debería ser una coincidencia que (e) ncuentro y (e) spanto comiencen con la misma vocal, ya que parece que el asombro siempre nace de un encuentro: con el otro, con una idea, con una imagen, con una palabra ...

El psicoanalista británico Thomas Ogden creó y ha estado expandiendo un concepto para explicar lo que surge del encuentro entre dos mentes en el proceso analítico, que no es la suma de las dos, sino una tercera que se crea al interactuar dialécticamente con los miembros de la pareja.  En Psicoanálisis se llama "Tercer Analítico Subjetivo" y en la vida de hoy, con la licencia poética apropiada, lo llamaré cariñosamente ¡Asombro!  Volviendo a Ogden, encontré en su libro "Conversaciones en la frontera del sueño", un pasaje en el que dice algo más o menos así: "El encuentro entre el lector y la escritura genera una experiencia imaginativa dentro del entorno lingüístico ". ¡Crea una maravilla!  Quizás este sea el secreto de un buen texto: generar esta sorpresa inesperada.  Fertilice algo en nuestras mentes en el que nunca se pueda pensar, dando lugar a lo nuevo, recién nacido.  Este tercero que nace de estos encuentros: del lector con la palabra escrita, de una mente cuando se encuentra con otra, de los ojos cuando encuentran una imagen, si es fértil, generará poesía, sueños, representación ...

El compositor Claude Debussy creía que la música era el silencio (espacio) entre las notas.  Algo similar puede decirse sobre el encuentro: entre lo dicho y lo no expresado de dos mentes, entre lo que el escritor quería decir y lo que el lector "escuchó" o la imagen con los ojos que lo ven. Este encuentro puede o no generar asombro, ¡pero cuando sucede es mágico!  Fertilícenos y estamos ansiosos por experimentar esa sensación, cada vez más, como cuando nos enamoramos. El asombro del poeta es ese encuentro con lo inesperado. El asombro del lector es sentirse traducido.  En un momento donde todo nos persigue y, a veces, sentimos que estamos en una pesadilla, al sorprendernos con la experiencia sin precedentes, podemos levantar el peso de una vida que es demasiado concreta y abrir un camino de posibilidades de ensueño, donde el arte acoge la vida y nos ayuda en tiempos de mayor angustia.  Tenías razón, Goulart, ¡el arte necesita que exista el asombro! ¡Qué bueno que no todo asombro sea terror y no todo dolor, en vano ... 

Autor/es:

Luciana Tomaz de Castro,Ceepu, Brasil

Descriptores: POESIA / SILENCIO

Palabras clave: ASOMBRO

Directora: Mirta Goldstein de Vainstoc

Secretario: Jorge Catelli

Colaboradores: Claudia Amburgo

José Fischbein

Los descriptores han sido adjudicados mediante el uso del Tesauro de Psicoanálisis  de la Asociación Psicoanalítica Argentina

Presidenta: Dra. Claudia Lucía Borensztejn

Vice-Presidente: Dr. José Fischbein

Secretaria: Lic. Laura Escapa

Secretaria Científica: Dra. Rosa Mirta Goldstein de Vainstoc

Tesorero: Dr. Rafael Eduardo Safdie