Textos breves

J E F

El dolor y el sufrimiento en la teoría y clínica psicoanalítica

Una incursión por diferentes diccionarios coincide en que el dolor es una sensación molesta de una parte del cuerpo. Un ejemplo podría ser un dolor de muelas. También puede ser definido como un sentimiento aflictivo de congoja resultante de separarse de alguien querido. Se toma en este caso como sinónimo de pena. También como pesar y arrepentimiento de una cosa; es el dolor de los yerros marcados por el superyó o de la pérdida de un objeto querido. En estas definiciones populares se exalta por un lado el tema de lo sensorial y por otro la vivencia emocional conflictiva aflictiva de tristeza.

L R Y , L M A S

El dolor como motor de la complejidad psíquica

El dolor y las respuestas al mismo resultan de una gravitación cardinal para el Psicoanálisis, que nacido como intento de respuesta y de esclarecimiento, ganó complejidad al pasar de su posicionamiento como un simple “método de tratamiento de perturbaciones neuróticas” a un “procedimiento de indagación de procesos anímicos”; integrándose además como una “serie de intelecciones que poco a poco se han ido coligando en una nueva disciplina científica” (Freud: 1923a [1922]).

S Z A

Duelos. Psicoanálisis y literatura

A lo largo de la obra de Freud el tema del duelo está tratado en muchos de sus escritos: “Tótem y Tabú” (1913), “Duelo y melancolía” (1915/17), “La Transitoriedad” (1916), “Las cinco conferencias” (1909/ 10), “Psicología de las masas (1921), “Una neurosis demoníaca” (1922/23), “Inhibición, síntoma y angustia” (1925/26).

I O

Aislamiento, angustia, dolor, incertidumbre, creatividad

Algunas cuestiones que quisiera compartir para pensar el hoy con ustedes.
La angustia ante una situación peligrosa la concibe Freud desde el inicio de su obra.

Por: Irene Ogly
J S

Breve apunte sobre el dolor psíquico

En Inhibición,síntoma y angustia S. Freud (1926) nos plantea que en el duelo hay algo pendiente de explicación: el dolor. Así se interroga cuando la separación del objeto produce ansiedad, duelo o dolor.  El dolor se relaciona con el anhelo añorante, “longing”, del objeto perdido y la temporalidad insoportable de su ausencia, mientras que la ansiedad se refiere más al peligro que la pérdida implica.

L T d C

Sin asombro no hay poesía

Sin asombro, no hay poesía".  Quien dijo esa frase fue el poeta brasileiro Ferreira Goulart en una entrevista en la que contó cómo nació el poema Translate-se. Recuerda que un día, plagado de muchos problemas familiares, mientras bajaba del autobús y se dirigía a la redacción del periódico donde trabajaba se detuvo en la calle junto a una pareja, muy entusiasmada, que le preguntó si era el poeta Ferreira Goulart porque estaban en ese preciso momento, casualmente, comentando sobre su poesía y demás.  Él dijo: "Esa reunión me causó asombro" y dice que ni bien ellos se fueron, comenzó a preguntarse: "Después de todo, ¿quién soy yo?".

S Z A

Análisis a la distancia

En junio del año 2003, la Revista "En Profundidad", que editaba la IPA, presentó un artículo que se llamaba: “Análisis por teléfono”, donde varios profesionales expresaban sus opiniones acerca de esta práctica que recién se iniciaba. Generó una discusión que continuó en revistas posteriores. Curiosamente coincidió, que esa revista de Junio del 2003, fue la última editada en papel y los números posteriores aparecieron en un formato electrónico accesible a través de Internet.

M G

Formación Transformadora, práctica de formación

Las instituciones psicoanalíticas tienen como meta la continuidad del psicoanálisis. Esto requiere estimular la formación de analistas como una práctica institucional y vocacional, e instrumentar las modalidades en que dicha práctica será transmitida a las nuevas generaciones.

R L

Práctica psicoanalítica a distancia

Consideraciones generales sobre el trabajo analítico a distancia...

M L T

Experiencia en línea

Hoy recibimos demandas de atención con nuevas presentaciones clínicas, en las que nuestro saber se encuentra con un tope. Parece imposible con nuestra técnica dar entrada a estas nuevas figuras que dan cuenta del malestar contemporáneo. La práctica psicoanalítica en transferencia se ve interpelada por estos pacientes, que nos exigen una revisión de teoría y técnica.

C L

Entre el deber y el deseo: la formación de los analistas

Freud afirmó en 1926, que el programa para un Instituto de psicoanálisis estaba por pensarse. Desde ese entonces hasta la fecha, mucho se ha teorizado y se han ensayado diferentes respuestas,  los analistas de todas las escuelas  continuamos pensando cuáles podrían ser las formas institucionales  más eficaces para la formación de un analista.

A F

Las instituciones psicoanalíticas y sus políticas

La formación de nuevas generaciones de psicoanalistas debería ser el desafío de toda institución psicoanalítica.
Para Moustapha Safouan (Julien y Hoffman, 1997, pág. 48), el “ser analista es un hecho que se prueba en el discurso que determina la relación del analista con las cuestiones que le plantea la experiencia del inconsciente”, y “se trata de interrogantes a los que un analista solo no podría responder”.
Esto hace necesarias nuestras instituciones.

M S

La pandemia 2020 y su perspectiva

La pandemia 2020 y su perspectiva: ¿Hay un cambio de paradigma en nuestra praxis psicoanalítica?
En perspectiva supone la contemplación del mundo desde un punto de vista, que da idea de posición, la situación que ocupan ciertas ideas con respecto al ojo del que está observando.

A A

Depresiones, Duelo y Pandemia

La depresión nos dice Alain Ehrenberg, en su libro “La fatiga de ser uno mismo”, es una de las principales manifestaciones actuales del malestar íntimo, es definida también como la epidemia más difundida de los últimos 40 años.

H C

Estupidez y desmentida en los tiempos del Coronavirus

La peste llevó a Clorindo a hacer una muestra de pintura en 1979, hace más de cuatro décadas, alertando sobre los signos de una vida urbana que ya se revelaba enferma y que se llamó “Los tendederos de la peste”. 

Por: Hilda Catz
A S

Avatares De La Técnica Psicoanalítica En Tiempos De Pandemia Temporalidad Y Realidad Psíquica

Lo que trata Marc Augé en su obra “¿Qué pasó con la confianza en el futuro?” (2008) es cómo se determinan los períodos que conforman la historia de acuerdo con la ideología y el poder. ¿Tendremos que agregar los determinantes biológicos?

C E A

El virus de lo extranjero en los vínculos

El título que ha sido propuesto para este escrito, convoca a diferentes temas en relación a la situación actual. El momento lo sugiere, al mismo tiempo una dificultad es que nuestros textos y pensamientos queden “pandemizados”.

La actualidad nos interpela y con presencia global. Realidad a la cual no llamaría simplemente “externa” porque pienso el proceso de subjetivación como una interacción permanente entre “realidad interior y exterior”. Transcurre a lo largo de la vida y se inscriben los diversos eventos “transitados” por el sujeto.

Las distintas aplicaciones que facilitan la comunicación a distancia de videollamadas o reuniones, se han intensificado desde el inicio de la situación actual.

C L E

El analista en la polis *

Hay, en la comunidad psicoanalítica, cierta controversia sobre cuál sería la posición psicoanalítica más específicamente frente a los difíciles problemas a los que nos enfrentamos, tanto en nuestro país como en el mundo.  "Hay colegas que mantienen la idea de que el mundo que nos importa es el mundo interno, y que el hábitat    natural del psicoanálisis y los psicoanalistas es el setting analítico".   

F F

Primeros trazos sobre el quehacer del psicoanalista de niños en tiempos de pandemia

El presente escrito reflexiona sobre el psicoanálisis en tiempos de pandemia. Una problemática global se incrusta en la cotidianidad de los sujetos; el COVID 19 traspasa toda frontera, amenaza la salud y la vida. Esta situación inusitada abarca un enorme número de aspectos, entre los cuales se menciona el enorme impacto sobre la salud pública, la economía y la educación, entre otros, en las distintas naciones, más allá de sus particularidades y diferencias.

M d C C d G , T P

El virus de lo extranjero

Diremos, para comenzar, que nos encontramos ante un título inquietante. “El virus de lo extranjero” ¿Dónde reside lo inquietante en el virus o en lo extranjero?

¿Es el virus un extranjero o es el extranjero un virus?

Lo extranjero entendido como sustantivo, nos remite a quien viene de afuera y en tanto adjetivo, a lo extraño, a lo ajeno. ¿Y el virus, a qué remite?

C W

El virus del consumo coloniza tu mente

Consumo es el concepto por excelencia de la maquinaria actual capitalista, entendiendo por consumo la adquisición y el uso de mercancías para las más diversas actividades humanas. Como motor del sistema económico la presión que se ejerce sobre los sujetos, tanto en forma individual como colectiva va conformando una determinada subjetividad en términos de convertir este concepto en una expansión desmesurada: consumismo.

M G G

Freud perdido y un encuentro con lo extraño

Viena, 14 de mayo de 1922: “le voy a confesar algo que le rogaré por consideración hacia mí, no comparta con nadie, amigo o extraño. Me atormenta un interrogante: ¿por qué, en realidad, durante todos estos años no intenté frecuentarlo y tener con usted una conversación? [...] La respuesta a este interrogante implica una confesión que me parece excesivamente íntima. Pienso que lo evité por una especie de temor de encontrarme con mi doble”, escribe Freud (cit. en Leclaire, 1999:116) a Arthur Schnitzler en la carta por su cumpleaños. Reconoce así, que las verdades del inconsciente y del alma humana que este literato revelaba en su obra le hacían pensar que los intereses de ambos coincidían. Y concluye: “Despertaba en mí un extraño sentimiento de familiaridad”. Freud sabe que ambos, tanto él como el dramaturgo, entienden de esas fuerzas originarias “cuya interacción domina todos los enigmas de la existencia”. En ese complejo juego de opuestos, repetición y destino parecen tomar el comando, donde sueño y realidad se mezclan, se confunden, y convocan lo temido, en el retorno de lo igual, más allá de lo reprimido. La inquietud y la extrañeza muestran esa zona de frontera donde deambula la sombra del otro, como una “familiar” apariencia.