Jorge Helman

J H

Análisis fragmentario de un caso clínico

Si bien era temprano, las nueve de la mañana, no dejaba de impactar su presencia desaliñada y somnolienta.
Dejó su cartera, de la cual previamente había extraído una nota, y la presentó sin más palabras. Esperó pacientemente que la receptora la leyera y con ojos inquisidores la miró como esperando una respuesta.

J H

…la novela de mi vida”

La noticia no dejaba de ser llamativa. Que alguien escribiese la biografía de otro es razonable… ¡Pero que ese alguien se ofrezca a funcionar como escriba, ocupando el lugar del “sujeto auténtico” para la construcción biográfica, es “antinatural”!

No resulta sugestivo el anonimato de la anunciante. Era obvio que, si iba a prestar su sabiduría para escribir la biografía de otro en su nombre, no podía revelar su identidad. Con ironía, se puede afirmar que la asunción apócrifa de la identidad de otro… ¡no es gratuita!

J H

"... Una bandada de gansos..."

Según nos refiere Mircea Eliade, en Herreros y Alquimistas, los habitantes de la Antigüedad clásica solían probar los metales sometiéndolos al fuego. Así observaban su resistencia, su fortaleza y debilidad; pero por sobre todas las cosas, el fuego tenía la virtud de templar la capacidad de transformación de los metales.